La Policía Nacional detiene en Linares a uno de los miembros más representativos del clan de los “Alicantinos”

Policia Nacional Linares operacion topo

Agentes de la Policía Nacional adscritos a los Grupos de Estupefacientes y Seguridad Ciudadana de la Comisaría de Linares han detenido a uno de los miembros más representativos del clan de “Los Alicantinos” que se encuentra ubicado en la localidad de la Estación de Linares-Baeza. El arrestado de 34 años de edad, se había refugiado en la mencionada localidad desde Alicante huyendo de la acción de la justicia, permaneciendo oculto con constantes cambio de domicilio y fisionomía con el fin de pasar desapercibido dificultando su reconocimiento. Una vez descubierto el domicilio donde se ocultaba los investigadores le detuvieron.

Los investigadores del Grupo de Estupefacientes detectaron la presencia del arrestado, que debido a sus condenas pendientes por tráfico de drogas en la provincia de Alicante, se había trasladado junto a su familia a la Estación de Linares-Baeza, donde los miembros del clan de “Los Alicantinos”, presuntamente les dieron cobertura y protección con el fin de eludir la acción judicial y de este modo dejar de cumplir dos condenas de casi 12 años de cárcel.


Más de cuatro años oculto

El arrestado había permanecido oculto más de cuatro años intentando pasar desapercibido con constantes cambios de fisionomía y aspecto con el fin de dificultar su reconocimiento, circunscribiendo las contadas ocasiones en que salía a la calle a no más de unas decenas de metros del domicilio en el que se encontraba oculto junto a su esposa e hijos.

En algunas ocasiones en la que los agentes le localizaron, su huida era inmediata y apresurada contando con la dificultad del enclave y la colaboración del resto del clan y familiares de la zona, quienes, presuntamente colaboraban para ocultarlo de inmediato, prestándole protección.

Estos hechos en sí no hacían posible fijar una estrategia o establecer un dispositivo constante de vigilancia policial en la zona que desembocara en su detención.

Continuos cambios de domicilio

Mediante distintas y diferentes labores de inteligencia e información desarrolladas por los investigadores durante cuatro años, se le pudo localizar hasta en tres domicilios que estaban preparados como auténticos bunker que, dada la situación de los mismos, dificultaban las distintas labores de vigilancia. En cada operativo contra el clan en la zona, el arrestado procedía al rápido cambio de domicilio, extremando aún más sus propias medidas de seguridad, espaciando sus salidas, comprobando antes, que no existiera presencia policial en las calles y que las distintas entradas en la zona estaban perfectamente controladas y vigiladas por otros miembros del clan.


Largas e interminables vigilancias

Tras la culminación de la Operación “Piruleta”, en la que se detuvo al número uno del clan que también se encontraba fugado, los investigadores descubrieron un nuevo cambio de domicilio que le ofrecía mayor seguridad, sin embargo, el enclave del nuevo domicilio dio un mínimo pero suficiente margen a los investigadores para ubicar las constantes y estrechas vigilancias a las fue sometido el arrestado.
En éste dificultoso y complicado enclave, los investigadores desarrollaron su trabajo durante varias semanas con largas e interminables jornadas, sufriendo condiciones extremas lograron evitar las contravigilancias que con normalidad establecían en la zona los miembros del clan.

De ese modo, los investigadores fijaron sus hábitos de vida con escasas salidas a la vía pública, observando una clara y constante colaboración de los demás miembros de la familia, siendo constantes las visitas, entrega de alimentos, reuniones con amigos e incluso fiestas nocturnas hasta altas horas de la madrugada.

Debido a las constantes mediadas de seguridad que el arrestado tomaba, era muy dificultoso su arresto en la vía pública, por lo que se solicitó a la autoridad judicial la entrada al domicilio investigado.
Una vez conseguida la orden judicial, los agentes establecieron un dispositivo de cierre de las entradas de la zona, estudiando y controlando para que el asalto a la vivienda fuera rápido y sorpresivo, evitando las grandes medidas de seguridad que el detenido había establecido en la vivienda, llegando a tener dos puertas de acceso. Planificado el asalto y comprobado que el arrestado permanecía en el interior del domicilio vigilado, éste se produjo de forma rápida y metódica con el fin de que nadie tuviera tiempo de reacción para evitar la detención.

En el operativo policial han participado los investigadores del Grupo de Estupefacientes y agentes del Grupo Operativo de Respuesta de la Comisaría de Linares, así como agentes del Servicio Aéreo de la Policía, garantizando el éxito del operativo, si bien uno de los agentes sufrió heridas de consideración, siendo evacuado de la zona y trasladado de manera inmediata hasta el centro hospitalario.

El arrestado fue ingresado en prisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entrada siguiente

La campaña de control de velocidad finaliza con 269 vehículos denunciados en la provincia

Mar Jul 12 , 2022
La campaña de velocidad, realizada por la Dirección General de Tráfico entre el 4 y el 10 de julio, ha finalizado con un total de 269 vehículos denunciados por exceso […]
DGT

Otras noticias