9laLoma.tv

Las noticias más cercanas al instante

Rus presenta su peculiar fiesta de mozos

3 minutos de lectura

Hoy ha tenido lugar, en el ayuntamiento de Rus, la presentación del cartel de la Fiesta de Mozos por parte del primer edil de la localidad, Manuel Hueso, quien ha estado acompañado de la concejala responsable del área de cultura, Inmaculada Ruiz, y el autor de la obra, Manuel Higueras. Una efeméride que, tal y como nos explicaba el alcalde ruseño, este año se celebrará en el municipio del 19 al 22 de septiembre aunque previamente, los días 17 y 18, tendrá lugar la primera edición del festival “Engañar a la Parca”.

Así mismo, Manuel Hueso recordaba que esta Fiesta de Mozos no va a ser una celebración al uso debido a las restricciones sanitarias. Desde el consistorio ruseño invitan a la ciudadanía a disfrazarse y disfrutar de las fiestas evitando aglomeraciones motivo por el cual no se va a organizar el tradicional pasacalles para esta edición.

Esta efeméride cuenta con más de trescientos años de historia (338) y se ha celebrado ininterrumpidamente durante todo este tiempo. En 2018 fue declarada fiesta de interés turístico de Andalucía tal y como nos recodaba el creador del cartel de esta edición, Manuel Higueras, destacando el origen de esta celebración tan particular.

Para finalizar, la responsable del área de cultura de la localidad, Inmaculada Ruiz, nos hablaba de todas las actividades que se desarrollarán durante este año como un concurso de embellecimiento de balcones y ventanas, diferentes espectáculos callejeros durante el festival “Engañar a la Parca” o un mercadillo barroco.

La Fiesta de Mozos es la más singular de todas las tradiciones de Rus. Única en todo el territorio provincial e incluso nacional, pues el privilegio de una segunda procesión de Jesús Sacramentado, con el mismo esplendor y solemnidad que en el tradicional Corpus, y unas «máscaras» a finales de septiembre no son habituales en villas y ciudades.

El origen de esta peculiar efeméride «el tercer domingo de septiembre»se remonta al siglo XVII, entre 1678 y 1693. En aquella época las comarcas de Baeza y Úbeda sufrieron grandes pestes y epidemias. La llamada «bubónica» (por un tumor que aparecía en los ganglios linfáticos de las axilas e ingles) fue la que más afectó a los muchachos ruseños de entonces, los llamados mozos. Veinticinco, según los estatutos de la Hermandad del Santísimo, fueron los afectados. La población de entonces se vio seriamente diezmada (alrededor de un 10 por ciento) y cundió el miedo y el pánico. Ante esto, dice la tradición oral que los ruseños, que por su formación y filosofía eran profundamente religiosos, no tuvieron otra idea que implorar al Santísimo y sacarlo en procesión rogativa para que cesara aquella terrible epidemia mortífera. Cuentan que desde aquel momento no se produjeron más contagios y que el milagro se había producido. Los mozos que se salvaron y el resto de la población decidieron conmemorar dicho acontecimiento disfrazándose para dar rienda suelta a su alegría. Una especie de carnaval en pleno epílogo veraniego o prólogo otoñal y de aquí, junto con la procesión, su carácter extraordinario y atípico. Tres días de «máscaras» y de auténtica fiesta popular y en los que, de forma espontánea, los ruseños salen a la calle para expresar su ingenio, sus burlas o críticas con la sola intención de solazar a su espíritu y a su cuerpo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Puede que te hayas perdido

1 minuto de lectura
1 minuto de lectura