Ramírez de Arellano habla de pensiones en la casa del pueblo de Baeza