Los cazadores no saben cómo o dónde reciclar los cartuchos que recogen