La Virgen del Carmen volvió a enamorar a Baeza

Con la llegada del mes de Julio, la Reina y Hermosura del Carmelo recorrió las calles de Baeza un año más ofreciendo a todos aquellos que aguardaban su paso su santo escapulario como prenda de salvación.

Nuestra Señora del Carmen a su salida. Juan Antonio Higueras Cruz.

Un mar de almas aguardaba el paso de la gloria del mes de Julio en una tarde llena de emociones y vivencias, donde desde el primer momento de la procesión no cesaron los rezos, suplicas y plegarias y es que, la devoción hacía Nuestra Señora del Carmen está muy arraigada en esta ciudad, donde desde hace más de cuatrocientos años se rinde culto a la flor del Carmelo, siendo así, una de las cofradías más veteranas en esta advocación de la diócesis.

Partía la procesión pasadas las nueve de la noche desde la Parroquia de San Pablo, acompañada por decenas de hermanos vistiendo el escapulario al pecho y vela en mano, tampoco faltaron las hermanas y devotas luciendo la tradicional mantilla española. La Señora, portada primorosamente por sus costaleros, aparecía radiante por la engalanada puerta de San Pablo entre el repicar de las campanas y los aplausos de los baezanos y vecinos de localidades cercanas que un año más se desplazaron para disfrutar de ella.

La banda de música de Baeza fue la encargada de acompañar con sus notas musicales a la gloria de San Pablo, acompañando también a la imagen de Nuestra Señora diferentes representantes de los diferentes movimientos, cofradías y hermandades de la ciudad, miembros de la asociación provincial de esclerosis múltiple “Virgen del Carmen”, representantes de la Virgen del Carmen del anejo baezano del Puente del Obispo, miembros de la comisión permanente de la Agrupación Arciprestal de Cofradías y Hermandades de Baeza así como una representación de la corporación municipal del Excmo. Ayuntamiento de Baeza.

Balcones engalanados al paso de Nuestra Señora donde brotaron cantes llenos de arte y emoción, petaladas de flores entre nubes de incienso, canciones de ronda de la tuna al paso de su protectora, devociones de generación en generación acompañando a la Virgen del Carmen y acciones de gracias por promesas y plegarias alcanzadas. En resumen, amor y devoción hacía la Virgen del Carmen de una ciudad donde ella atracó su corazón para quedarse por siempre entre sus gentes.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.