Solemnidad y devoción en el Corpus Christi de Baeza

Jesús Sacramentado recorriendo las calles de Baeza. Pedro Salcedo Martínez

La eucarística y mariana ciudad de Baeza, vivió un año más la celebración del día del Corpus Christi con solemnidad y devoción, convirtiéndose así la ciudad en un gran altar donde Jesús Sacramentado en su magna custodia recorrió las engalanadas calles del nido real de gavilanes.

En los días previos a la celebración, tuvo lugar el pregón del Corpus Christi en la S.I. Catedral de la Natividad de Nuestra Señora y San Isidoro celebrándose el mismo en el interior del templo, a los pies del presbiterio, debido a las inclemencias del tiempo. Este año el encargado de llamar a los corazones de los baezanos fue el Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Amadeo Rodríguez Magro, obispo de la diócesis, quien realizo una bella exaltación a Jesús Sacramento. Fue presentado por el Ilmo. y Rvdmo. Sr. D. Francisco Juan Martínez Rojas, Vicario general de la diócesis, finalizando el acto con un concierto de marchas eucarísticas a cargo de la banda de música de Baeza.

La Inmaculada Concepción en la procesión. Pedro Salcedo Martínez.

Ya en las vísperas más cercanas tenía lugar la entrañable ofrenda floral de los escolares de Baeza, en el Sagrario del templo mayor de la ciudad y el disparo de cohetes y repiques de campanas. Culminó esta víspera con la vigilia general de la Adoración Nocturna, donde le fue impuesta la insignia a los nuevos adoradores.

La juncia y el romero inundaron las calles con agradables perfumes en el amanecer del día del Señor, donde los vecinos más madrugadores pudieron contemplar los diferentes engalanamientos  que  los vecinos, cofradías, comercios, asociaciones e instituciones de la localidad levantaron para honrar el paso del Señor por las calles. La lluvia en la jornada el sábado impidió que la mayoría de ellos se pudieran montar, destacando así el esfuerzo de todos los colectivos, que durante las últimas horas de la madrugada trabajaron para que Baeza luciera como todos los años y es que, si algo caracteriza la celebración del Corpus Christi de Baeza son las vísperas de esta solemnidad, donde sus calles se inundan de decenas de paisanos y visitantes, los cuales contemplan el esmerado trabajo de los hijos de esta ciudad en honor al amor de los amores. No faltó tampoco la tradicional diana floreada por las calles del recorrido de la procesión, a cargo de la banda de música de Baeza.

Los niños tarsicios portando al mártir. Pedro Salcedo Martínez.

La Solemne Fiesta Mayor tuvo lugar a las 10 horas y fue presidida por el Excmo. y Rvdmo. D. José Cobo Cano, Obispo auxiliar de Madrid, titular de la sede de Baeza. La Santa Misa fue concelebrada por el clero catedralicio y de la ciudad. Acompañó con sus cantos la celebración la coral “Juglares”.

Jesús Eucarística, recorrió las engalanadas calles de Baeza, en su magna custodia, portado por su cuerpo de caballeros horquilleros y acompañado por las autoridades militares, políticas y religiosas de la ciudad, así como por las cofradías, los consejos locales y adoradores nocturnos de ANE y ANFE, niños tarcisios y de comunión, las asociaciones y movimientos de la ciudad y como no, los alumnos de la academia de guardias y suboficiales que acompañaron a Jesús Sacramentado y posteriormente desfilaron en el paseo de la constitución levantando el cariño y la admiración de los baezanos.

En este año en el que la ciudad conmemora el IV centenario del juramento inmaculista de la universidad de Baeza, la imagen de la Inmaculada Concepción de la Santa Iglesia Catedral procesiono de manera extraordinaria en la Solemne Procesión del Corpus Christi por las calles de la ciudad, destacando además, la fuerte presencia mariana que tuvieron todo los altares, haciendo referencia a dicha efeméride con la presencia de María Santísima Madre de Dios, en su limpia y pura Inmaculada Concepción.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.