El Dr. Pérez Bernal y su conferencia: “El amor al prójimo como fuente de vida” visitó Baeza

El pasado sábado día 10 de Febrero el salón de plenos del balcón del concejo, acogió la conferencia: trasplantes “El amor al prójimo como fuente de vida” organizada por la vocalía de formación de la Cofradía de la Sagrada Oración de Nuestro Señor Jesucristo en el Huerto de los Olivos y María Santísima del Rosario en sus Misterios Dolorosos de la ciudad de Baeza, la cual a lo largo de este año está organizando diferentes charlas formativas.

El Hermano Mayor da la bienvenida a los asistentes.

En esta ocasión la conferencia trato sobre la importancia de los trasplantes de órganos, sobre la cual nos debemos de concienciar ya que la donación de nuestros órganos puede ser el último gran gesto cofrade de nuestra vida, ya que como todos sabemos el cofrade es una persona que tiene la caridad como una de sus banderas.

Dicha conferencia fue impartida por el Dr. D. José Pérez Bernal, recientemente jubilado tras 43 años en la U.C.I. del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla), donde ha participado como médico directamente en 625 donaciones.

Ante todo, en su carta de presentación, se presenta y además muy orgulloso de ello como médico cristiano, apasionado por su trabajo y con una gran vocación, la cual le está llevando a salvar centenares de vida durante todos estos años de ejercicio. Tras escuchar sus palabras a todos los presentes, ver sus obras y reconocer a Dios amor en él, se puede afirmar que el Dr. Pérez Bernal, es un ángel de la guarda, el cual está aprovechando su paso por la tierra para hacer el bien entre sus hermanos.

Desde 1978, fecha del primer trasplante renal de Sevilla y Andalucía, ha estado implicado en todos los programas de trasplantes del Hospital Virgen del Rocío, además ha sido Coordinador Sectorial de Trasplantes de Sevilla y Huelva desde 2001 a 2010.

Actualmente es Director General de Trasplantes del Colegio de Médicos de Sevilla y Presidente de la Sección de Medicina del Exmo. Ateneo de Sevilla.

Su persona reúne diversas distinciones y galardones, entre las que destacan: medalla de la Ciudad de Sevilla en 2007 o una calle con su nombre en la ciudad de Sevilla, justo al lado del Hospital Virgen del Rocío. Fue nombrado Médico Ilustre 2016 por sus compañeros del Colegio de Médicos de Sevilla y fue elegido como uno de los _“25 Embajadores de la Medicina Española”_ por Diario Médico.

Afirma que su mejor currículum es la vida de las personas por las que ha luchado como médico y tener el afecto y amistad de muchas familias de donantes de órganos y de innumerables personas trasplantadas.
Cabe destacar de este gran hombre entre sus logros, el conseguir que las distintas cuadrillas de costaleros de Sevilla se hayan hecho donantes de órganos pues, como él mismo comenta: la mejor corona que podemos ofrecerle a la Virgen es la del amor al prójimo y la ayuda a los demás. Insistiendo en que: con las donaciones de órganos, de sangre y médula se logran salvar vidas y que sembrando la semilla de la solidaridad la Virgen va a salvar muchas vidas.

Momentos antes del inicio de la conferencia, tuvo a bien el atender a este servidor, al cual respondió amablemente y con gran pasión sobre el tema que ocupaba el interés de los presentes.

¿Qué nos puede contar sobre la conferencia que en unos minutos impartirá?
La conferencia de esta noche es muy emocionante, porque vamos a tocar el tema de los trasplantes y además desde el punto de vista de un médico cristiano, que siguiendo las enseñanzas del Papa Francisco, enfoca la donación de órganos como un acto sublime de amor al prójimo. El tema es muy emocionante por dos motivos: el primero de ellos porque los trasplantes se los hacemos a enfermos terminales y estas personas, que son enfermos sin otra solución vuelven a nacer y a tener una calidad de vida excepcional, antes se nos morían. En segundo lugar, yo que he trabajado durante 43 años en una unidad de cuidados intensivos del hospital Virgen del Roció de Sevilla he visto muchas cosas: he visto morir a muchas personas que hoy no se hubieran muerto porque le hubiéramos hecho un trasplante, cambiarle el órgano enfermo por otro sano.
Lo que más emociona de los trasplantes es que esos órganos que trasplantamos no se pueden comprar en una farmacia, nos lo tiene que dar alguien, por lo tanto, esa es la clave de los trasplantes, la generosidad de la gente, en la solidaridad.

Los cristianos le llamamos a la solidaridad amor al prójimo, por eso mi conferencia se llama: “trasplante, el amor al prójimo como calidad de vida”. La mayoría de nuestros donante son personas que mueren en circunstancias concretas: en la UCI de un hospital, de muerte cerebral y es la familia la que decide en los momentos más terribles de su vida, que es cuando se le muere un marido, hijo o ser querido hay que tener un gran corazón y un sentimiento muy grande y mucha categoría para autorizar una donación de órganos en un momento tan trágicos. Estas familias convierten sus lágrimas en vida y esperanza para otros.

También están los donantes vivos, son personas sanas que entran en un quirófano para salvar a la gente que aman, entran por amor, dan parte de su cuerpo……eso nos suena al mensaje cristiano, de Cristo, que dio su cuerpo por nosotros. Los trasplantes de donantes vivos generalmente de riñón o hígado, personas que dan parte de su hígado para salvar, casi todos son niños, pues gracias a Dios no se nos mueren niños en España y si necesitan un trasplante pues se le pide a los padres y a la familia. Esto lo veremos en ejemplos que ahora pondré muy conmovedores, ejemplos con nombres y apellidos, historias y fotografías que nos mostrarán de una manera muy cercana la realidad. Ejemplos como el de Maribel, que le dio hace 10 años un riñón a su hermana Manoli, que estaba apagándose como una vela de la candelaria nuestros pasos de Virgen. Esta chica le dio la vida a su hermana y después con un solo riñón dio a luz a tres hijos, para que veamos que la naturaleza es sabia. La generosidad, es fuente de vida.

¿A Usted como cristiano, que es lo que más le recompensa de toda esta tarea?
Como cristiano, ser humano y médico; conseguir que haya más concienciación sobre un tema que es muy difícil pues hay que tocar el tema de la muerte. Nosotros, la medicina, la sanidad….cuando yo estudie medicina, la muerte era el final, ahora la muerte no es el final, después de una muerte, cuando ya no hay solución, cuando ya estamos firmando los certificados de defunción, cuando ya intervino el juez y los forenses, si la familia me lo autoriza, podemos extraer algunos órganos a ese cadáver antes de que se incinere para salvar a otras personas. Eso es lo que más nos reconforta, saber que la muerte no es el final. El cristiano así lo entiende pues hay vida después de la vida y en los trasplantes hay vida después de la vida, pero la clave está en el amor al prójimo.

En ciertas generaciones este tema da miedo o incluso se piensa que no es cristiano……..
De este tema no se podía hablar, incluso en las Cofradías no se podía tratar. A mí me daba mucho coraje porque yo soy muy cofrade y llamaba a las puertas de las Cofradías y se me cerraban porque era un tema “desagradable”, me decían. Sin embargo yo veía que había una banda de música o presentaban el manto de una Virgen y aquello se llenaba, hoy todo aquello ya cambió pues las Hermandades han entendido que el amor al prójimo salva vidas, como bien dice Monseñor Asenjo: la donación de órganos es una nueva forma de vivir la caridad.

Hemos tenido que erradicar muchos miedos, había muchas supersticiones, desinformaciones, tantas veces me han negado esa donación y yo veía que otros enfermos míos en la unidad de cuidados intensivos se morían porque no tenían esa órgano, enfermos que podemos ser cualquiera de nosotros si nos da un infarto o nos falla el pulmón o hígado….aquello era muy triste.

Llamé a las puertas del Cardenal Amigo Vallejo, una persona excepcional y para mí, fue el pinero en la Iglesia en hablar de una forma clara sobre este tema, escribiendo una carta pastoral preciosa que se tituló: no te lleves al cielo lo que necesitamos aquí. En aquella carta nos “reñía” a los cristianos, nos decía que nos dejáramos de supersticiones y miedos pues lo que conseguíamos es que se nos murieran otros hermanos y además nos decía que: al cielo va el alma, el cuerpo lo quemamos. Don Carlos me decía cuando yo le comentaba que la gente me refería que no resucitaría esa persona que murió sino llega íntegro al cielo: todo el que llegue al cielo habiendo dejado un huequecito de su cuerpo aquí en la tierra para salvar a un hermano tendrá un sitio de privilegio junto al Padre.

El Dr. Pérez Bernal con el lazo que portan las bandas.

¿Cómo vio el fruto de esas palabras en el seno de la Iglesia y en concreto en el mundo de las Cofradías y Hermandades?
En su momento decidí sacar el hospital a la calle pues fui coordinador de Sevilla y Huelva durante 11 años y veía que no había donaciones y por lo tanto si no hay donantes no podemos hacer trasplantes. Aquel no era un problema de corazón, pues los andaluces tienen un corazón muy grande, pero estaba bloqueado por supersticiones, por miedos y decidí ir a los colegios e institutos para cambiar la mentalidad en las generaciones venideras notándose ya todas estas conferencias y concienciaciones.

La primera Hermandad que me ayudo fue la Macarena, trasplantamos a un costalero suyo, al corriente de la primera trabajadera, Carlos al cual por un virus de hepatitis C le fallo el mismo. Aquello cambio la mentalidad de una Hermandad tremenda y fabulosa. Como me dijo su hermano mayor: Pepe, ya verás cómo detrás de la Macarena vendrán todas. Y así fue, con la autorización del Arzobispado se nombró: a la Esperanza Macarena Patrona de los trasplantados de hígado de Andalucía, a la Virgen de la Estrella trasplantados de corazón de Andalucía, al Cristo de la Sed Patrono de los enfermos renales y de los trasplantados de riñón, pues como estos enfermos no pueden beber pasan mucha sed. Pero lo más grandioso fue el nombramiento de Nuestra Señora de la Saluda de la Hermandad de “Los Gitanos” como Patrona de los donantes de órganos, todo ello, con el visto bueno y aprobación del Arzobispo de Sevilla.

Desde hace 9 años, la Virgen de la Salud lleva en la primera fila de su candeleria un cirio dedicado a los donantes de órganos en el cual pone: lágrimas de vida. Nosotros interpretamos que los donantes son ángeles, porque quien se fue al cielo salvando vidas es un ángel y a buen seguro tiene que estar junto a la Virgen, por eso se coloca ese cirio. Esa luz es un homenaje a los donantes y a sus familias y a la vez es una semilla de amor al prójimo, pues todo aquel que mire a la Virgen está viendo esa luz y pregunta por qué y sabe que esos cirios están salvando vidas.

En la Semana Santa 2017, en la capital hispalense 37 Cofradías pusieron esos cirios en sus pasos, cada uno con frases muy bonitas como: ángeles para la vida, de la Hermandad de los Negritos. Todas ellas hacen unos actos preciosos cuando encienden esos cirios, sabiendo que las que no lo ponen también llevan esa luz haciendo otros actos de caridad con los donantes.

Nos comentaba hace unos instantes que las bandas también se sumaron a estas iniciativas ¿Cómo se materializo?
Unas 40 bandas de música llevan ya un lazo en su banderín que pone: hazte donante, dona vida.
Todo empezó con la banda de la Vera Cruz de Utrera, una gran formación de 100 componentes, que me dijeron hace ya 10 años que quería colaborar. Entre otras cosas compusieron una marcha dedicada a los donantes, los cuales cuentan con un total de 5 marchas dedicadas. La de ellos se llama: lágrimas de vida. Después llego la de cigarreras con: luz eterna, la banda del sol dedico una llamada: lázaro, fíjense que hermoso, vida después de la vida del compositor Raúl Martin Cruzado quien compondría después la marcha: ángeles para la vida, dedicada a los niños trasplantados y donantes de órganos.

La música cofrade ayudando a salvar vidas, el año pasado le pedimos al gran compositor Manuel Marvizón una marcha de palio y compuso: esperanza de vida, la cual se tocó en el pregón de la Semana Santa de Sevilla y en las procesiones de un gran número de cofradías.

Procuro asistir a los ensayos de las bandas con donantes y trasplantados para hablarles, hacerles fotografías con sus tarjetas de donantes, las publicamos en las redes sociales al igual que hacemos también con los costaleros en sus ensayos.

Un detalle de la implicación del mundo cofrade es que cuando yo empecé en el año 2000 con las Hermandades hacíamos en Sevilla 30 trasplantes de riñón al año, el pasado año fueron 200, siendo el hospital Virgen del Roció el que más hizo en España en un año. ¡Saben lo que es sacar de una lista de espera a tantas personas!

Asistentes al acto con su tarjeta de donantes.

¿Cómo debe der ser nuestra actitud de cristianos apoyando y ayudando a los enfermos y donantes?
Yo creo que lo más importante es hacer lo que hoy estamos haciendo aquí en Baeza, concienciando con la tarjeta de donante que vamos a entregar, la cual no tienen un valor legal alguno, pero si tiene un gran valor sentimental pues salva muchas vidas. Esta tarjeta es la excusa perfecta para hablar del tema en nuestra casa, con nuestras familias, para decirles que si algún día morimos y podemos salvar una vida, que ellos digan que sí. De esta manera es como se están salvando vidas, concienciando a nuestros familiares y concienciado como lo hace esta Hermandad de la Oración del Huerto.

Otro acontecimiento de concienciación importante es la dedicación de calles, parques y rotondas a los donante de órganos y de sangre, cada vez son más los municipios que lo hacen, por ello, siempre les pido a las Hermandades que soliciten a los Ayuntamientos poner un espacio público a los donantes. En todos los pueblos tenemos héroes anónimos que salvan vidas.

1 comentario

  1. Gran entrevista al Dr. Pérez Bernal, que nos regaló una gran Conferencia

Deja un comentario

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.